El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza ha comenzado los trabajos de un proyecto financiado por la Comisión Europea para aprovechar los residuos leñosos de ciertos trabajos agrícolas. El objetivo general de esta iniciativa es aprovechar el potencial con el que cuentan los residuos leñosos agrícolas para obtener energía, así como demostrar la viabilidad de nuevas cadenas logísticas y modelos de negocio que permitan dicho aprovechamiento.

Concretamente el proyecto se centrará en los residuos procedentes de podas agrícolas y de renovación de plantaciones, y más específicamente los procedentes de viñedos, olivos y frutales. El proyecto tratará de hacer frente al inmovilismo actual, ya que ni el sector agrícola ni el energético tienen un interés en el cambio de gestión de los residuos a fin de darles un valor como fuente de energía. Este uso alternativo puede llevar ventajas, apoyando al sector agrícola a reducir los costes de la gestión de dichos residuos a los agricultores, ya que su destino es habitualmente la quema o el triturado sobre el suelo de las plantaciones.

De este modo se conseguirá generar valor a partir de un residuo que actualmente carece de una gestión útil y se destina prácticamente en su totalidad a su quema controlada. Además uP_runing contribuirá al desarrollo del medio rural, mejorando la competitividad del sector agrícola gracias a la diversificación de sus actividades, y permitiendo la aparición de nuevos negocios para empresas locales, y ahorros en la factura energética a los consumidores de biomasa.

Con este propósito uP_running incorpora una serie de acciones específicas, encaminadas a modificar la percepción del sector agrícola, el sector público y el energético sobre el escaso valor de estos residuos. Así mostrará casos de éxito y modelos de buenas prácticas, que ayuden a promover el despegue de la utilización de los residuos biomásicos.