En Calpe ya calientan la piscina cubierta con restos de poda de la zona tras la instalación de una caldera Heizomat de 300 kW que funciona con restos de poda de la zona. Es una caldera multicombustible que permite diferentes tipos de biomasa.

La piscina tenía un consumo muy elevado de gasoil de más de 80.000 litros por año, que se ha sustituido por la biomasa. Utilizando los restos de poda de la zona, el gasto en combustible se reduce de forma drástica. Calculando los gastos de vertedero de la poda, se puede decir que calentar la piscina apenas cuesta dinero. Dependiendo del precio del gasoil estimamos un ahorro anual de entre 35.000 y 70.000€. Con estas cifras, una instalación de este tipo se amortiza en muy poco tiempo.

CALDERA HEIZOMAT RHK AK300: DE LA PODA AL COMBUSTIBLE

Dos momentos de la descarga y el montaje de la caldera RHK AK300 de Heizomat.

CALDERA HEIZOMAT RHK AK300: DE LA PODA AL COMBUSTIBLE

El poco dinero que se gasta, se queda en la zona, porque la preparación de la astilla necesita mano de obra. Es un punto muy importante a favor de la biomasa, porque en lugar de pagar el combustible a los países productores de petróleo, el dinero se queda en casa. Además se puede conseguir una estabilidad de precio mucho mayor, ya que, el día que suba el gasoil, en Calpe siguen teniendo su propia biomasa. También evitamos grandes cantidades de emisión de CO2, ya que la biomasa es neutra en este tipo de emisiones. En un consumo de 80.000 litros de gasoil al año, se evitan 256.000 kg de CO2 aproximadamente (Fuente IDEA).

CALDERA HEIZOMAT RHK AK300: DE LA PODA AL COMBUSTIBLE

 

 

 

 

 

 

 

 

 Montaje del elevador de cadena que lleva la biomasa desde el silo subterráneo hasta la caldera.

 La caldera RHK AK300 de Heizomat es una caldera muy robusta y una de las pocas que puede funcionar con este tipo de biomasa. Pesa aproximadamente 6 toneladas y lleva 1.258 litros de agua. Es una caldera totalmente automática que tiene un sistema de limpieza mecanizado de sus pasos de humos y lleva la ceniza a un cubo específico de forma automática. Para el usuario, su funcionamiento es totalmente automático y parecido a una caldera de gasoil.

CALDERA HEIZOMAT RHK AK300: DE LA PODA AL COMBUSTIBLE

 

 

 

 

 

 

 

en_marcha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La caldera RHK AK300 de Heizomat en funcionamiento.

En este caso se ha montado un silo subterráneo de biomasa de unos 100m3, que puede dar una autonomía de bastante más de un mes en pleno invierno. Desde el silo, la biomasa se transporta por un elevador de cadena hasta la caldera de forma automática, donde se quema.

sistema_control